Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Un hombre de 33 años utilizó el videojuego Roblox para convencer a una menor de edad de escapar de su casa y accederla carnalmente.

Roblox
Roblox: Menor de 13 años fue secuestrada y agredida sexualmente por un hombre

Roblox es un videojuegos muy popular entre niños y jóvenes, con más de 3000 usuarios a nivel global, sin embargo debido a su accesibilidad, se ha convertido en un factor de riesgo para los menores de edad, puesto que muchos adultos se aprovechan de la falta de controles parentales para mostrar contenido como fiestas sexuales, desnudos y lenguaje obsceno.

En Estados Unidos una menor de 13 años fue contactada mediante este videojuego por un hombre de 33 años identificado como Howard Graham, quien se ganó la confianza de esta adolescente y la convenció de viajar desde Kansas hasta Georgia, donde fue secuestrada y violada por varios días.

El 24 de febrero la menor pudo contactase con su madre mediante Roblox e informarle de lo que estaba ocurriendo, lo que dio con la captura del sujeto el pasado primero de marzo,  “Tuvimos mucha suerte de haber encontrado viva a esta joven”, dice el capitán de policía que ha coordinado la búsqueda.

Mediante un comunicado la empresa condenó los hechos “Tenemos sistemas de seguridad estrictos y un equipo de miles de moderadores que hacen cumplir un conjunto estricto de estándares comunitarios en Roblox, incluida la tolerancia cero para el contenido sexual de cualquier tipo” asegura William Nevius, director sénior de comunicaciones corporativas y asuntos públicos en la compañía.

¿Cómo proteger a los menores en Roblox?

Para no depender de los moderadores del videojuego, se recomienda que los padres habiliten una configuración restrictiva según la edad de sus hijos, dentro de la plataforma se puede restringir el chat, limitar las interacciones y configurar las salas de juegos para que solo puedan acceder con personas de su edad.

Expertos también recomiendan hablar con los niños y jóvenes sobre la información que no se puede suministrar a desconocidos en redes sociales, entre las que se encuentran fotografías, información personal, datos de residencia.