Gamer de corazón, durante 40 años habiendo jugado más de 200 juegos.

Hamako Mori, la abuelita gamer más popular de la nación del sol naciente, diariamente repite el ritual de estirarse los dedos antes de agarrar los mandos de la consola para no perder la destreza cuando empiece la partida. La jubilada, que vive con su familia en Chiba, un suburbio de Tokio, juega como mínimo tres horas al día, pero cuando la partida es interesante lo hace hasta las dos de la madrugada.

El libro de récords Guinness, reconoció a la abuelita gamer como la streamer más longeva del mundo

En 1981, Hamako descubrió los videojuegos cuando compró una consola Epoch Cassette Vision después de ver lo mucho que disfrutaban los niños jugando… Desde entonces no ha parado.

Ha probado de todo: Super Mario Bros. Call of Duty, Dragon Quest, Final Fantasy o Resident Evil, solo por mencionar algunos. Fue pasando de una generación de consolas a otra, como la Nintendo 64 o recientemente la PlayStation 4 de Sony, que recibió como obsequio de su familia, por su cumpleaños 90.

Como gamer ha tenido un gran éxito, contando con 323,000 suscriptores en youtube.

aunque es una gamer apasionada, reconoció que los juegos nuevos se le dificultan.

En su canal «Gamer Grandma» (la abuela gamer) Hamako Mori transmite las partidas y escenas de su vida cotidiana. Los videos logran regularmente varios millones de visitas. Se trata de una afición a la que le ha añadido otra en los últimos tiempos: retransmitir sus partidas al mundo entero. Pero los videojuegos nuevos requieren una cierta agilidad de las manos que a su edad falla.

Mori expresó que muchas personas, conforme avanza su edad, evitan probar cosas nuevas, algo que ella defiende. De GTA V dice, por ejemplo, que es una obra muy divertida, y que una vez comienzas no puedes parar de jugarlo, siendo casi como ver una película . Ella no se rinde, al contrario: ejercita las manos y los dedos todos los días antes de jugar.

«No es necesariamente por el videojuego en sí, es bueno tener una actividad»

Ahora tiene un deseo específico, poder jugar con el PlayStation 5, consola que llegará a las tiendas a finales de año: «Estoy realmente obsesionada. Quiero una«.

Tal vez te interese.