Detective Pikachu apela a la nostalgia de todos aquellos que crecimos viendo las aventuras de Ash Ketchum (Satoshi), Misty (Kasumi), Brock (Takeshi), el Equipo Rocket (Roketto Dan) y claro, Pikachu.

Recordar las tardes antes del internet, cuando salíamos a jugar fútbol después de ver a los Super Campeones (Captain Tsubasa) e imaginarnos ser Oliver Atom (Tsubasa Ōzora), Tom Misaki (Taro Misaki), Steve Hyuga (Kojiro Hyuga) o Benji Price (Genzo Wakabayashi), no podía faltan el Bruce Harper (Ryo Ishizaki) que no sabía jugar pero lo intentaba, recordar las gambetas que hacíamos para impresionar a nuestra Patty Haydee (Sanae Nakasawa). Y claro, no faltaba el equipo en las ligas llaneras llamado El Niupi.

Obviamente Detective Pikachu apela a aquella época por la gran cantidad de Pokémon de la primera generación que aparecen. Y no es queja, en lo personal prefiero ver a Charmander y a Charizard que a Jinx, ver a Squirtle y a Blastoise que ver a Dugtrio, incluso ver a Bulbasaur que Exeggcute. Y ni hablar de Snorlax.

En realidad me hubiera gustado ver a Dewgong, Togepi o a algún Raticate o Ratata.

La nostalgia de Detective Pikachu es la que hace que recuerdes la enorme cantidad de peluches de Pokémon de tu hermana, recordar que para tu mamá todos eran El Pikachu:
Te traje al Pikachu Tortuga Ninja (Blastoise),
¿Este es el Pikachu cebolla? (Bulbasaur)
Qué bonito Pikachu hawaiano (Venusaur).

Y ahí no termina la nostalgia de Detective Pikachu, John Parker Hammond de Jurassic Park nos viene a la mente, al menos antes de que todo se vaya al diablo.

El final es algo extraordinario y no deja de sorprender. El trabajo de Omar Chaparro es genial, ya que ¡es el entrenador de Charizard! Diego Luna podrá ser el protagonista de una película de Star Wars, y no demerito su trabajo, pero
¡Omar Chaparro es el entrenador de Charizard!

Sin duda nos esperan más películas del universo Pokémon, y sin duda esperaremos con ansias a que lleguen más.

Por cierto ¿ya leíste nuestra reseña de esta película? Solo dale click aquí