Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos
AEW: Cody y Brandi Runnels, la pareja que dejó mal parada a la competencia de WWE 1
Brandi y Cody se casaron en 2013 y desde entonces han formado un sólido y polémico dúo

La pesadilla americana que dividió a AEW

Ah que bonito es el amor verdadero, inclusive el que rompe cualquier barrera siendo capaz de arruinar la imagen de una empresa joven en menos de cuatro años. Los Runnels/Rhodes, han dado mucho de qué hablar en las últimas dos semanas, y no para bien, siendo muy controversiales desde su aterrizaje en AEW (All Elite Wrestling) quien prometió ser una alternativa para la WWE, y terminó convirtiéndose en la papelera de reciclaje de los Mcmahon.

Cody y su esposa Brandi dieron a conocer su salida de la empresa a la que prometieron darle lo mejor de ellos mismos… para sí mismos, puesto que no se vio un cambio influyente en la gestión de este par, que no logró un progreso positivo en ninguno de sus “objetivos” claro hablando en lo relacionado a sus demás compañeros, siendo que a este matrimonio les llovió critica tras critica por auto regalarse tiempo estelar en pantalla, consiguiendo su propio reality show en la cadena TNT (reality que parece una copia mal calcada de Miz and Mrs de WWE) . De ahí siguieron constantes luchas de “la pesadilla americana” obteniendo campeonatos mundiales, eventos estelares, y feudos que no innovaran en lo absoluto.

La parte más difícil se la llevó la división femenina de AEW, siendo manejadas por una inexperta Brandi, quien sin experiencia real en el negocio, sepultó en poco tiempo a un grupo de excelentes talentos que no han despejado de un modo adecuado, ahora manejadas por Kenny Omega, aunque no hay un futuro claro para las féminas de la empresa.

Hay fuertes rumores de que el controvertido matrimonio volverá muy pronto a WWE, golpe bajo que molestó a muchos dentro de AEW, alentando a que muchos contaran sus experiencias con el mal trabajo y actitud de la pareja, que no sólo quiso beneficiarse hasta el último instante de la joven empresa, sino que por mucho tiempo insistieron en ser una doble moneda de la empresa Mcmahon, queriendo ganar una inexistente guerra que terminó cansando a la audiencia.

Los comentarios en la programación de AEW, donde se hace referencia a Triple H y su familia, se volvieron obsoletos, aburridos y sin sentido, conectando con pocos , hartando a muchos más que deseaban ver en acción a estelares como Bryan Danielson y CM Punk (quien tampoco parece haber superado sus asuntos con los Mcmahon-helmsey)

Los ánimos, siguen más que bajos tras bastidores, decepcionados por haber formado parte de un maquiavélico plan para inflar la carreara de Runnles, quien en WWE no fue estelar jamás, con su rumorado regreso a las grandes ligas del entretenimiento deportivo, sus ex compañeros esperan recuperar la atención del público y poder alzarse en lo más alto sin necesidad de replicar o criticar semanalmente a la otra compañía, rivalidad que ha sido comparada con el nivel creativo DC vs Marvel en su trabajo en los cines.