Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

La organización sin fines de lucro dice que Nintendo señala a Nintendo por no permitir que sus títulos sean accesibles en bibliotecas digitales o a través de emulación.

VFH Acusa a Nintendo de destruir la historia de los videojuegos
Video Game History Fundation.

La Fundación por la Historia de los Videojuegos (VGHF por sus siglas en ingles) es una organización sin fines de lucro creada en los Estados Unidos que se dedica a preservar, celebrar y enseñar la historia de los videojuegos. Ahora esta misma agrupación esta acusando directamente a Nintendo, de actuar proactivamente contra la preservación del medio, esto debido a que recientemente la compañía japonesa anuncio que cerraría de forma definitiva las eShops del 3DS y la Wii U este próximo de marzo, por lo que mas de 1,000 títulos quedarían sin la posibilidad de ser accesibles a través de otros medios.

Lo anterior se expreso en un comunicado dado a conocer por la organización en donde además señala que Nintendo también presiona para evitar que los juegos puedan emularse y así estar disponibles en otras bibliotecas de manera legal.

Comunicado de la VGHF.

“Aunque es una desgracia que la gente no será capaz de comprar digitalmente juegos de 3DS o Wii U nunca más, comprendemos las realidades del negocio que influyeron en esta decisión”, dice la ONG en un comunicado publicado en Twitter. “Lo que no comprendemos es qué camino espera Nintendo que tomen los aficionados si desean jugar a estos videojuegos en el futuro”.

“Como un miembro de pago de la Entertainment Software Association [la ESA, el lobby estadounidense de la industria del videojuego], Nintendo financia activamente las presiones que evitan incluso a las bibliotecas ofrecer acceso legal a esos juegos”, continúa la organización. “No ofrecer acceso comercial es comprensible, pero además evitar el trabajo institucional para preservar esos títulos es destruir activamente la historia del videojuego

La VGHF termina pidiendo a Nintendo que realice un cambio en cuanto a sus políticas sobre la preservación de sus juegos a todos los miembros de la ESA, donde también forman parte otras compañías como PlayStation, Microsoft, Epic Games, Electronic Arts y la mayoría de las demás grandes marcas y los animan a hacerse responsables de su posición y trabajar para encontrar una solución al problema.