Desarrolla: Bitmap GalaxyJugadores: 1 jugador.
Distribuye: Blowfish StudiosGénero: Plataformero 2D
Estreno: 20 de Junio, 2020Juégalo en: PS4, Switch, Xbox One, Steam
YesterMorrow

Introducción

En nuestra actual generación, los videojuegos indies han reclamado una fuerte posición en el mercado. Esto es una dicha para muchos, ya que se entrega a pequeños estudios de países muy distantes la oportunidad para mostrar sus ideas al mundo.

Pero entre mayor número de indies ingresan a la industria se debe entregar una propuesta que sobresalga para ser considerado un clásico como lo es Braid o Shovel Knight.

La pregunta principal a contestar en esta reseña es, ¿Es YesterMorrow un juego que puede sobresalir?

La propuesta de Bitmap Galaxy es un gran contendiente sin dudar y ahora veremos si vale la pena darle una oportunidad.

La búsqueda de redención

La historia de YesterMorrow gira en torno a la vida de Yui, una joven que reside en un poblado ubicado en la Isla del Bosque, uno de los cuatros continentes flotantes que nos presenta este mundo. En el centro de todo existe un artefacto gigante llamado “El Conducto”, un sistema de defensa contra unas criaturas sombrías pertenecientes a otra dimensión que buscan corromper todo a su paso.

Una vez al año, los Timekeepers (guardianes que utilizan el poder del Conducto para proteger a los poblados) realizan una festividad para fortalecer el poder del artefacto y mantener la paz.

A comienzos del próximo rito, un suceso inesperado para todos los habitantes ocurre: el Conducto se apaga, habilitando el paso a cientos de sombras.

Durante la invasión, Yui trata de llegar al Gran Maestro (líder de los Timekeepers) para advertirle de lo sucedido y buscar una forma de repeler el ataque. Pero a mitad de camino ella sufre un accidente, rescatada en el último momento por el Guardián del Bosque (deidad defensor del continente).

Tras esos sucesos, pasan un par de años tras la invasión. Yui, ahora una adolescente, vive ahora en un mundo plagado por las sombras, gran parte de la población humana o vive refugiada, o está desaparecida, la fauna de la isla fue corrompida, su padre sin rastro y nuestra protagonista mantiene un sentimiento de culpa por no haber llegado a tiempo al Gran Maestro.

Por situaciones de la vida, es llamada por el Guardián del Bosque, quien no tiene la suficiente fuerza para combatir, pero le otorga a Yui la oportunidad de restablecer las cosas a través del Everlight (poder de luz que permite controlar el tiempo). De esta forma, es capaz de viajar en el tiempo al pasado, en una época donde las sombras aun no invaden el mundo.

Y así comienza el viaje de Yui en YesterMorrow, dispuesta a enmendar lo que bajo su perspectiva es su error, hará lo que sea necesario para encontrar a su padre e impedir la invasión masiva de sombras a como dé lugar.

Lo escrito son los primeros minutos del juego, desde el punto narrativo juega muy bien con su concepto central en torno al deseo humano de poder tener una segunda oportunidad y del resguardo de culpa por lo sucesos catastróficos que pasan alrededor. Yui se aferra a la idea de que son sus acciones lo que ocasionaron la invasión en primer lugar, por lo que enmendar su “error” viajando en el tiempo es un motor para adentrarse en su propio viaje de recuperación personal.

En cuanto a la narrativa YesterMorrow se desenvuelve muy bien, con giros argumentales bien logrados y se mantiene interesante de principio a fin. Aunque de desarrollo simple, es lo suficiente sustancial para mantenerte en la pantalla.

Entre el ayer y el mañana

El juego se gestiona como un plataformero 2-D de mundo abierto, donde podremos ir recorriendo gradualmente los continentes a medida que avancemos en la historia y desarrollemos nuevos poderes. La mecánica central de YesterMorrow es el  “Everlight”, un poder de luz que te irá otorgando diferentes poderes a lo largo de la aventura

Empezando con lo central: el viaje en el tiempo. En el mapa hay altares que te permitirán viajar entre el pasado y el futuro, en algunos casos deberás realizar cosas en un tiempo para influir en el otro, o bien, donde en un punto histórico algunos templos están destruidos y sin acceso, en otra línea temporal, podrás entrar a ellos sin problemas.

Eventualmente obtendrás más habilidades para potenciar a Yui, bombas de luz para erradicar enemigos, doble salto, entre otros. El control general de Yestermorrow es bastante preciso y entretenido.

La curvatura de dificultad está bien implementada. Empiezas con desafíos sencillos para aclimatarte a Yestermorrow y al manejo de su personaje, y a medida que obtienes nuevas habilidades, los niveles se vuelven más complejos. No es tan fácil como para ser aburrido ni tan complejo para ser frustrante, es un juego con un nivel de control óptimo que te mantiene entretenido durante toda la historia.

Una maravilla 2-D

A destacar completamente en YesterMorrow es su apartado artístico en cuanto a los gráficos. En una generación con muchos indies retros se debe destacar y YesterMorrow lo hace muy bien. Los diseños de la fauna y de los mapas en general son hermosos, en especial las criaturas gigantes como las deidades o los jefes. Pero donde más destaca es en la gran fluidez de movimiento que tiene todos los elementos. Esos detalles otorgan un dinamismo completo al mundo en que se desarrolla el ambiente: cómo las sombras mueven sus extremidades, el viento al soplar, el movimiento del agua en general, el ciclo de animación de tu personaje y de los enemigos, etc.

La música es entretenida y se mantiene en contexto a las situaciones que operan durante la partida. Se genera una gran diferenciación gracias al soundtrack de en qué periodo de tiempo estas; en la tranquilidad del pasado con tonadas alegres, o en el futuro haciendo énfasis en música con una tónica más desesperanzada.

Algunos detalles a considerar

Los únicos desaciertos que podría debatir sobre YesterMorrow son dos en particular. El primero es en torno a la exploración misma: el juego promueve esto con coleccionables; aumento de vida y artefactos, pero navegando por los continentes de forma libre puede resultar obtuso ya que no hay un mapeado general para revisa. Una vez que te devuelves a ciertas zonas (como los templos) tratar de retomar el camino principal puede ser muy tedioso, porque algunos caminos se habilitan por la continuidad de la historia principal, pero al volver a zonas antiguas, el juego interpreta que ese suceso no ocurrió y el camino no está disponible, por lo que tocará realizar un largo viaje de regreso.

El otro punto gira en torno a los bugs propio del juego, que si bien son pocos, en más de una ocasión me tocó reiniciarlo porque una puerta no se abrió y quedaba encerrado o directamente no se activaban ciertas cinemáticas. Son molestos pero no al punto de ser un factor que arruinen el juego, en especial por que el equipo de estudio trabaja resolviendo estos problemas con parches.

A destacar

-Una historia bien desarrollada y entretenida.

-Variedad de poderes que cada nivel aprovecha para entregar diferentes tipos de desafíos y puzles.

-Gráficos bien detallados y que resaltan a la vista.

-Gran variedad de coleccionables para rejugabilidad.

-Variedad de batallas de jefes.

A mejorar

-Ciertos bugs son molestos y que requiere reinicio del juego.

-Aventurarse por los coleccionables secundarios puede ser tedioso por los accesos de caminos y la falta de mapa.

Sebastián Dubo

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here