Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Durante EVO 2019, Riot Games confirmó que trabajaba en un juego de peleas llamado Project L, después de semanas sin saber nada, la compañía reveló hoy algunos detalles sobre su incursión en el género y aprovechó su transmisión especial para mostrar unos cuantos avances.

Proyect L: Riot Games
La nueva apuesta de Riot Games

Durante el stream por el 10.° aniversario de League of Legends, Riot Games reveló que su apuesta por los títulos de pelea sigue en desarrollo y actualmente tiene por nombre clave Project L. Según la información de la compañía, este título estará inspirado en el contenido de League of Legends y los primeros avances mostraron a Campeones como Jinx, Katarina, Darius y Ahri en combate. En ese sentido, la compañía señaló que el objetivo es mostrar a los Campeones de Runaterra desde una nueva perspectiva.

¿Qué más sabemos de Project L?

El desarrollo corre a cargo de Radiant Entertainment, un equipo que anteriormente trabajó en Rising Thunder, un juego de lucha free-to-play que se canceló tras la compra del estudio por parte de Riot. No hay muchos detalles, pero las primeras imágenes dejan ver un estilo gráfico 2D muy detallado que recuerda a algunos títulos de Arc System Works.

Project L: Riot Games
Project L: Riot Games

La sorpresa, y el proyecto del que no se sabía nada, es Project A. Se trata de un “bello y competitivo shooter táctico basado en personajes para PC”. En las primeras imágenes parece recoger elementos de Counter-Strike y Overwatch.

A diferencia del juego de lucha, Project A es una IP totalmente nueva y no se ambienta en el mismo universo que League of Legends. Riot dice que el juego se desarrolla “en una Tierra del futuro y tiene un grupo letal de personajes, cada uno con sus propias habilidades únicas para crear oportunidades tácticas que hagan brillar su gunplay”. La compañía también ha destacado la calidad del netcode, con el objetivo de evitar el lag y mejorar la experiencia.

Finalmente, Riot Games informó que Project L todavía tiene un largo camino por recorrer, pues hacer un juego de peleas que responsa a las exigencias de la escena no es sencillo, pero seguro que valdrá la pena.