Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Agradecemos a WayForward por la copia para reseña de River City Girls Zero.

Desarrolla: WayForward.Género: Acción, Beat-‘Em-Up, 2D, Retro.
Distribuye: Arc System Works.Clasificación: Adolescentes, Adultos.
Estreno: 14 de Febrero, 2022.Jugadores: 1-2.

La franquicia de Kunio-Kun es una que se ha mantenido en la vida de los gamers que ya sufren de dolor de rodilla, pues la llegamos a conocer como River City Ransom en el NES, así como sus spin-offs (que cambiaron de nombre en esta parte del mundo), Super Dodge Ball o Nintendo World Cup.

Y aunque siempre ha estado presente de una forma con pequeños juegos, no fue hasta la llegada de River City Girls en 2019 que la franquicia obtuvo un nuevo aire, un juego que como los de antaño, mezclaba elementos de Beat-‘Em-Up con acción y gráficos 2D.

Tras el éxito de este juego, se planeó una secuela (aún sin fecha de estreno) y una precuela, misma que sería una re-adaptación del clásico de 1994, Shin Nekketsu Kōha: Kunio-tachi no Banka, o para no complicar las cosas: River City Girls Zero.

¡Un clásico revive con River City Girls Zero!

River City Girls Zero
Reseña: River City Girls Zero (Nintendo Switch)

A través de gráficos 2D, el juego también narrará su historia a través de cortes estilo manga y un nuevo intro en anime.

Aquí jugaremos con Kunio y Riki(protagonistas de River City Ransom), quienes escapan de prisión tras ser acusados de un crimen que no cometieron, y buscar de cualquier forma salvar a su escuela y también a sus novias, Misakoy Kyoko, a quienes conocimos en Nintendo World Cup.

Si saben algo de Kunio-Kun, aquí la historia no es tan dramática, pues cuenta con muchos detalles de comedia, además de que podrás elegir varios tipos de traducciones, algunas bien hechas, otras algo graciosas porque parecen haber sido metidas en Google Translate:

River City Girls Zero
Reseña: River City Girls Zero (Nintendo Switch)

En cuanto al gameplay ya sabes que esperar de un Beat-‘Em-Up, más de uno noventero, aquí deberás patear, golpear, hacer combos o bloquear ataques, también podrás jugar con 1 de 4 personajes en cualquier momento o bien, invitar a un amigo y jugar en cooperativo (algo que no probamos porque pues… cuarentena).

Cada personaje tiene su propia barra de vida, pero si uno resulta noqueado pues ya no podrás jugar más con este, aunque afortunadamente hay muchos checkpoints y el reto va entre normal a difícil, según la escena.

Hablando de esto, existen secciones de peleas en motocicleta en River City Girls Zero, que aunque son vistosas y bonitas para un juego de 1994, esto también implica que las cajas de colisión son muy random, a veces los golpes traspasan a tus enemigos mientras que ellos podrán estar aparentemente lejos y si golpearte.

River City Girls Zero
Reseña: River City Girls Zero (Nintendo Switch)

Además de todo esto puedes cambiar el estilo visual del juego, inclusive uno parece pantalla de TV viejita, dejándote meterte más en el feeling de jugar en un SNES. Y esto también es algo que debes tomar en cuenta, River City Girls Zero es un juego de 1994, es decir, si jugaste el primer River City Girls vas a notar que se siente más lento y pesado, algunas mecánicas son obsoletas pero es por lo mismo, este es un juego hecho para los fans de la franquicia, si buscas algo moderno te recomendamos quedarte con el primero.

En el apartado sonoro hay mucha vibra retro, combinando música midi con un intro rockero, todo esto con golpes y ataques llenos de sonidos clásicos.

Conclusión:

River City Girls Zero
Reseña: River City Girls Zero (Nintendo Switch)

River City Girls Zero es un juego totalmente para los fans de Kunio-Kun que quieren experimentar todos los juegos de la franquicia. Su mood, soundtrack y mood noventero son perfectos para aquellos jugadores que ya les rechinan los huesos, pero si lo tuyo es el gameplay moderno y la acción rápida, mejor mantente con su primera parte.

Según pudimos ver, jugarlo en versión multiplayer hace de este una experiencia mucho más divertida, pero lamentablemente por cuarentena no pudimos juntarnos con nadie para jugar. Pero si tienes un amigo con el cual compartir una cerveza y recordar la época en la que aún teníamos pelo, esta es tu oportunidad perfecta.