Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

The Telegraph arremete contra los videojuegos.

The Telegraph no es el único medio, empresa, organismo o jefe de estado (incluido el presidente mexicano AMLO), que ha culpado a los videojuegos de la enajenación de niños y jóvenes, sobre todo en estos últimos años, ya que este grupo demográfico ha sido de los más afectados al no poder salir de casa durante la pandemia, y en parte tienen razón, pues estos han encontrado en los juegos y el internet un escape a su encierro, que a los ojos de los adultos, que tampoco han sabido guiar a sus hijos hay que decirlo, parece ser una horrible obsesión que podría convertirse en la próxima enfermedad de dimensiones globales.

the telegraph

Aunque múltiples estudios se han encargado de demostrar los beneficios de los videojuegos en el desarrollo de habilidades específicas de los niños y adolescentes, todavía existen quienes piensan que los videojuegos son peores o tan malos como las drogas, pues han enganchado sobre todo a muchos menores de edad durante la pandemia.

Muestra de ello es el antes mencionado periódico británico The Telegraph, quien en un reciente artículo titulado, Opio espiritual: ¿podría la adicción a los videojuegos arruinar una generación?, a puesto en tela de juicio este polémico tema. La nota hace referencia a la reciente comparación de medios informativos chinos que hace unos días compararon a los videojuegos con lo que llamaron “drogas electrónicas”.

“The Telegraph Menciona que el uso de pantallas a través de dispositivos inteligentes, tabletas y iPads en el aula podría ser potencialmente dañino para el cerebro de los adolescentes”. “Es hora de que todos nos despertemos a la posibilidad de los ‘opioides’ de los juegos, antes de que la adicción a la pantalla en los adolescentes se convierta en otra pandemia global”.

the telegraph


En entrevista con la autora de libros Abi Silver, ella afirmó a The Telegraph que su hijo se había “obsesionado con el adictivo juego de liberación de dopamina Fortnite”. Añadiendo que también le sorprendió e indignó que hubiera algo ahí fuera, no regulado y disponible gratuitamente para nuestros hijos, que se consideraba muy peligroso pero que nadie estaba haciendo nada al respecto. Era como si alguien entrara en la habitación de mi hijo por la noche y le inyectara una droga adictiva.

Por supuesto las críticas al periódico no se han hecho esperar por las afirmaciones que nos parecen bastante cuestionables, pero el artículo no llegó hasta ahí, al parecer este incluye cifras potencialmente engañosas relacionadas con los videojuegos donde afirman que hay 86 millones de personas en todo el mundo afectadas por “el trastorno de los videojuegos reconocido por la Organización Mundial de la Salud“. A lo que el medio de comunicación VGC ha compartido que en realidad se trata de 56 millones de personas en tratamiento “por adicción a los videojuegos”. Y no es que sean pocos, pero tampoco se vale manipular la información para desinformar.

the telegraph

Otro medio que también ha criticado la nota es Ukie, quien afirma que es “decepcionante” ver cómo se tergiversa la realidad de los videojuegos, una industria que señalan es “regulada y responsable”.

Como ñoños y gamers sabemos que es responsabilidad de los padres de familia verificar y estar al tanto de lo que juegan y el tiempo que pasan nuestros hijos frente a un monitor, si bien algunas veces utilizamos nuestros dispositivos móviles y consolas para entretener a esos pequeños pero adorables diablillos, es nuestra responsabilidad regular el consumo, administrar el tiempo y estar informados sobre los beneficios y efectos que los videojuegos producen al hacer un mal uso de ellos. ¿O Ustedes de quién creen que es la culpa?