Reseña Morbid: The Seven Acolytes (PS4)

Desarrolla: Still Running

Distribuye: Merge Games

Jugadores: 1 jugador


Género: Acción RPG

Juégalo en: Desde el 3 de diciembre en: PS4, XBOX ONE, WINDOWS, SWITCH.

Introducción

De la mano de Still Running, nos entregan a la palestra de juegos indies Morbid: The Seven Acolytes, un juego con tonalidades oscuras  que entrega un homenaje 2-D a juegos como Diablo o Dark Souls ¿Será un juego a considerar para fin de año? ¡Lo averiguaremos ahora mismo!

Morbid: The Seven Acolytes

La corrupción consume el mundo

Morbid: The Seven Acolytes es un juego de acción con mecánicas asociadas al RPG, ambientado en el horrorpunk (estilo de arte que visualiza mundos distópicos grotescos y desolados, generalmente con criaturas sobrenaturales al acecho). Tomas el control de la última sobreviviente de un grupo de guerreros conocidos como los “Striver of Dibrom”. Tu misión: derrotar a Los Sietes Acólitos (Seres con grandes poderes, pero quienes sus mentes fueron corrompidas y distorsionadas por deidades malévolas conocidas como los Gahars.). Para bien o para mal, ya no hay forma de salvarlos de la manipulación, deberás asesinarlos para brindarle paz a los acólitos y a los habitantes sobrevivientes.

El juego se centraliza en la exploración del vasto mundo donde tu barco encalló, mientras buscas pistas del paradero de los Acólitos, te verás inmerso en un mundo ya corrompido por estos dioses, tanto la flora y la fauna ha tomado formas de criaturas grotescas, acercándose al estilo visual lovecraftiano, deberás equiparte con lo que encuentres en el paso para sobrevivir.

Todo sirve para sobrevivir

Morbid: The Seven Acolytes opta con mecánicas similares a lo visto en juegos como Diablo o Dark Souls, te irás equipando con diversidades de armas (desde espadas básicas a martillos imbuidos con trueno o nudillos envenenados, al igual que escopetas y ballestas, hay más de 25 variaciones de armamento). En complemento, están las runas que puedes equipar a las armas y otorgar efectos pasivos que te asistirán en el combate (mejora de velocidad de ataque, imbuirlas con elementos, robo de vida, etc.).

Si hablamos directamente del sistema de combate, tendrás a disposición tu ataque básico y cargado, tu arma de largo alcance, la capacidad de realizar parry (y si le atinas bien tendrás daño complementario), correr, rodar, y usar a tu disposición objetos que te darán bonificaciones por algunos segundos, teniendo en cuenta tu barra de resistencia. Al igual que Dark Souls, ser estratégico a las acciones de los enemigos será más positivo que ir de forma improvisada.

El arma que usas también es de suma importancia para evaluar tus acciones ya que algunas realizarán mayor daño pero les dará más tiempo de apertura a los enemigos, otras serán muchas más veloces, pero con menor daño y consumirán tu resistencia de forma expedita.

Aunque está bien implementado, pronto te darás cuenta que, pese a la variedad de enemigos presentes y armas, la forma de aproximarte a las criaturas en el enfrentamiento serán similares unas con otra, terminando en combates transitivos y repetitivos.

Los Acólitos, unos rivales dignos

La gran excepción a lo dicho, es cuando te enfrentas directamente a los bosses del juego (aparte de Los Sietes Acólitos, hay una variedad decente de jefes secundarios). Cada batalla es única y busca cambiar las dinámicas generales del combate básico. Los combates contra estas criaturas son espectaculares y es uno de los puntos más fuertes que tiene Morbid: The Seven Acolytes. Vale la pena ir continuando en la partida para poder confrontarte a ellos, además de desafiantes, son bien balanceadas.

Morbid. The Seven Acolytes

La duración del juego, tratando de ir directo al grano en la aventura principal es de aproximadamente 4 horas totales. Esto se puede extender un poco realizando las misiones secundarias y consiguiendo todos los objetos (como las armas). Aunque para el ritmo del juego se siente correcto, tal vez para algunos jugadores pueda ser un punto negativo a considerar.

Las bendiciones salvarán tu vida

Para ir mejorando los parámetros de tu personaje, en vez del sistema estándar de subida de nivel, Morbid: The Seven Acolytes utiliza una mecánica que denominan bendiciones. Son estatuillas repartidas por todo el mapeado que otorgan diferentes ventajas pasivas cuando te la equipas (mejora de salud, defensa, velocidad para correr, etc.), y puedes ir mejorando el efecto con los puntos de habilidades que obtienes mientras eliminas enemigos. Cada vez que vences a un Acólito, aumentará tus casillas de equipamiento y podrás tener activo mayor cantidad de bendiciones. Es una simple pero efectiva forma de reemplazar un sistema de nivel que podría haber sido muy complejo considerando la corta duración del juego.

Un honor al terror en 2D

Gráficamente Morbid: The Seven Acolytes presenta sus altos y bajos. El pixel art está muy bien realizado, la ambientación de las zonas y los enemigos que representan a la perfección el universo grotesco y oscuro al cual quisieron enfocarse. La fluidez de movimiento también es algo digno de mención.

Dicho eso, el problema esencial se encuentra cuando combinas estos elementos con el mapeado del juego. Se sobresatura de muchos objetos que es difícil diferenciar entre espacios que no puedes acceder y el camino correcto a seguir. Es muy fácil perderse o no tener idea donde debes dirigirte a consecuencia de esto.

El atractivo visual igual se va perdiendo cuando te das cuenta que entre mapas no hay mayor diferenciación, y no presentan alguna propuesta nueva o diversificada de lo que ya hemos visto en gran números de otros videojuegos en torno al estilo del terror u horrorpunk.

La música se mezcla muy bien con el ambiente y en verdad han logrado un excelente trabajo con este apartado en especial cuando es el momento de enfrentarte a algún Acolito.

Conclusión

Morbid: The Seven Acolytes es un juego correcto y divertido, pero se opaca rápidamente por su repetitivo y tosco combate, poca duración, y un mapeado algo enredado de seguir. Sin lugar a dudas su punto más fuerte son los enfrentamientos contra los jefes, y vale la pena darle una oportunidad para experimentarlo por tu propia cuenta. Faltó algo de innovación a la propuesta para que pudiese diferenciar de otros juegos del mismo género, pero el resultado sigue siendo grato.

A destacar

-Los combates con los jefes son espectaculares.

-Buen repertorio musical.

-Variedad de armamentos para enfrentarte a los enemigos.

-Gran calidad gráfica.

A mejorar

-Corta duración.

-Combate en general es tosco y repetitivo.

-Realmente no ofrece nada único al género.

-Mapeado puede ser confuso debido a la saturación de objetos.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here