Casa Productora: Universal Pictures

Dirección: Craig Zobel

Producción: Damon Lindelof y Jason Blum

Guión: Damon Lindelof y Nick Cuse

Protagonizan: Betty Gilpin, Hilary Swank, Justin Hartley y Emma Roberts

La Cacería

¿Suspenso, acción, comedia, crítica política y social, o todo lo anterior? Ah… pero, ¿vale la pena «La Cacería»?

Antes que nada, prometemos hacer lo posible por no spoilearte esta película más de lo que algunos de sus tráilers ya lo hicieron, que, por cierto, te lo dejamos aquí por si aún no lo has visto.

Trailer Oficial de ‘La Cacería’. Universal Pictures

Su sinopsis sin spoilers dice: «Doce desconocidos despiertan en el claro de un bosque. No se conocen, pero tienen algo en común: un grupo de millonarios los ha elegido para divertirse cazándolos como si fueran animales salvajes. No obstante, algunos venderán cara su piel.»

Si de verdad no quieres ningún spoiler, te recomendamos saltarte nuestra sección sobre la trama. Si quieres ahorrarte todo lo sabroso e ir directo a nuestro veredicto, consideramos que «La Cacería» es una de esas películas palomeras que sí vale la pena ver, pero si de verdad quieres echarte una buena reseña, continúa leyendo.

¿Cuál es la trama? (poquitos muchos spoilers)

La Cacería
Viva El Manor. «Por lo menos la cacería ya se acerca. Nada mejor que ir a La Mansión y matar a una docena de deplorables.»

Un «grupo de liberales de élite», como son descritos por otros personajes de la película, organizan la matanza de 12 personas en venganza por haber creado rumores falsos sobre ellos que terminan dañando su imagen. No es cualquier rumor, ni es cualquier tipo de matanza. El rumor esparcido era que esta élite organizaba cacerías humanas por diversión ya desde hace tiempo. La ironía recae en que esto era falso, hasta que lo convierten en realidad para vengarse de los mismos que esparcieron dicho rumor.

La cacería humana no lleva otro nombre en el ambiente de la película sino que «Manorgate» (Pizzagate, Watergate, ¿se va captando?), el cual nace a partir de un hilo de mensajes filtrados de esta élite de liberales. Recuerden bien las próximas referencias: The Manor, Orwell, y Snowball.

Orwell, el cerdito.

¿Política?

Te lo decimos de una vez, «La Cacería» (The Hunt) es una película que no carece de tintes políticos (pero no es una película sobre política, ahorita te explicamos). Esto lo decimos en todos los sentidos si incluso contemplamos las situaciones en las que se vio envuelta cuando hablamos de su estreno.

La Cacería
Emma Roberts en su papel secundario como «Yoga Pants». Fotos antes de la tragedia.

Su estreno había sido planeado para septiembre de 2019, pero debido a los tiroteos masivos ocurridos en Dayton y El Paso (Texas) a principios de agosto, Universal Pictures decidió posfechar su lanzamiento debido también a críticas del entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Y es que justamente su estreno en esas fechas habría causado mucho revuelo debido a que a lo largo de la película llegamos a ver muertes extremadamente gráficas, causadas en su gran mayoría por armas de fuego.

Su estreno a nivel mundial fue el 13 de marzo de 2020, llegando a España hasta el 31 de julio. En México, debido a que los cines en esas fechas cerraron por la contingencia, tuvo un reestreno el 1er fin de semana de agosto y se mantuvo hasta mediados de octubre aproximadamente.

La Cacería
¿Cuándo se ha visto que los cazadores le den la oportunidad a la presa de defenderse?

De chile, mole y pozole. Acción, suspenso, sátira y críticas.

Dependiendo del tráiler que te haya tocado ver de «La Cacería», habrás podido percibir vibras diferentes sobre el enfoque de producción. Algunos le apuntaban más a promover sus escenas de acción, peleas, disparos, etc. Otros querían dejar claro que, si bien habían esas cosas, no dejaba de tener ese tinte semi-cómico. Y otro se enfocó en el suspenso.

La Cacería
Aunque no lo creas, también es una foto antes de la tragedia.

La realidad es que «La Cacería» es una mezcla de todo eso, pero su objetivo máximo es justamente hacer esta crítica a la sociedad y al sistema de ideologías políticas de los Estados Unidos. Su sátira recae en las características de los personajes y la exageración en sus formas de expresarse sobre sus posturas ideológicas. Por un lado, por ejemplo, tenemos al podcastero conspiranóico que se la vive enojado y haciendo juicios raciales, por el otro, tenemos a una pareja blanca de la tercera edad que se están cuestionando absolutamente todos sus privilegios, pero que siguen considerándose superiores a los de mentalidades distintas.

Rebelión en la Granja

¿Recuerdas esa novela corta satírica de George Orwell?

Los cigarrillos en Arkansas sólo cuestan 6 dólares…

La Cacería nos muestra además a un personaje interesante que, justamente, es la protagonista del filme. Crystal May Creasy resulta ser una de las secuestradas y escogidas presas de esta élite de liberales cazadores de humanos, los cuales la apodan Snowball casi desde el inicio.

Mientras que los secuestrados/presas representan a la ideología conservadora (mostrados como ignorantes e inútiles privilegiados), y los millonarios/cazadores representan a la ideología liberal de altos rangos (mostrados exageradamente como políticamente correctos e hipócritas), Crystal May viene a representar a este punto intermedio de la sociedad que no pertenece ni a uno ni a otro. Ella termina siendo la verdadera vencedora en la cacería famosa.

Una pelea final que homenajea a Kill Bill define el desenlacee de la película.

– Puedo preguntarte algo? ¿Por qué me llamaste Snowball?

– Es una referencia a la Rebelión en la Granja de George Orwell. Es un cerdo (Snowball).

– Sí, pero ¿por qué yo soy Snowball? Snowball es un idealista. Quiere hacer de este mundo un lugar mejor. Por eso los otros cerdos inventan mentiras sobre él; lo convierten en el enemigo. Creo que tú deberías de ser Snowball.

– ¿Leíste Rebelión en la Granja?

Diálogo entre Crystal May y Athena, líder de los cazadores.

Por no dejar más cosas de lado, La Cacería también hace referencia al mismísimo escritor de Rebelión en la Granja, George Orwell, pues el cerdito icónico de los cazadores se llama Orwell. De igual forma, habría que recordar que, en la novela, el nombre de la granja en inglés es «Manor Farm»; en la película, todo el barullo gira entorno a la famosa «Manor» que Athena compra.

Caos más que política

Whoops – «La liebre se comió toda cena de la tortuga y su familia. Hasta el último bocado. Porque la liebre siempre gana.»

¿Recuerdas que te dijimos que «La cacería» no era una película sobre política? Resulta que todo el embrollo de «La Cacería» gira entorno a que los personajes no saben confirmar qué es verdad y qué no. «La desinformación genera caos». Esta frase termina siendo demasiado adecuada para la película sobre todo considerando el contexto político por el que Estados Unidos está pasando últimamente. (Alerta. Spoilers adelante).

  • El hilo de mensajes de la élite se filtra. El mensaje era una broma entre ellos, pero los internautas lo sacan de contexto, comienzan las teorías de conspiración y este grupo de liberales pierden sus empleos como altos ejecutivos.
  • Nadie sospecha de dónde están realmente y en quién confiar. Mientras que algunos de los cazados sí preguntan dónde están, se dejan ir por la información más inmediata. Mueren los 3. Mientras que otros no estaban cómodos con usar las armas que encontraron, nadie estuvo alerte de por qué las encontraron en primer lugar. Mueren muchos. Por mencionar algunos ejemplos.
  • Crystal mata a uno de los suyos por dejarse influenciar. Athena juega una artimaña para engañar a Crystal y lograr que ella misma mate a uno de los que la élite estaba cazando.
  • La élite se equivocó con Crystal May Creasy. En realidad, para la cacería, ellos a quien buscaban era a una vaga buena para nada, Crystal Mae, pero por no confirmar sus datos, secuestraron a la ex-militar Crystal May, y pues… eso les estropeó la vida.
Un champagne perdido.

Nuestro Veredicto

Lo bueno

  • La sátira, la sangre y el ritmo de comedia con bienvenidos.
  • Los cameos o intervenciones de actores con relativamente buen perfil y trayectoria en la industria pero que son efímeros en «La Cacería» también es bastante bienvenido. Participaciones cortas como la de Emma Roberts, Justin Hartley o incluso la principal antagonista de la película, Hilary Swank (Athena) se aprecian principalmente por el final de su personajes.
  • La escena final. El duelo a muerte con cuchillos entre Crystal y Athena
  • Las múltiples referencias.

Lo malo

  • Desarrollo predecible.
  • Suspenso que no es suspenso mas que a ratos.
  • Acción que no es acción mas que a ratos.
  • Algunos, diálogos que se sienten con una carencia de creatividad o vida (no se incluyen los diálogos satíricos que exponen la personalidad de los personajes; esos, aunque sean redundantes, sí se sienten como un elemento homogéneo de «La Cacería».
  • Una producción que más que ambiciosa fue caótica al momento de no saber definir una sola identidad de la película y querer abarcar todo. «El que mucho abarca, poco aprieta».

Para finalizar, sólo queremos decir que sí recomendamos que vean «La Cacería», no prometemos que les guste, pero sí está buena para pasar el rato y entretenerse.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here