Baby Shark ahora es un castigo policial.

Su sección favorita les trae una nueva anécdota que pueden contar en cualquier lugar, pues la historia del día de hoy es una de las grandes joyas que mezclan al Internet, la música infantil, la tortura, dos policías que creyeron ser todopoderosos y un gran sentido del humor, todo esto sucedió en Estados Unidos.

Dos (ahora ex) guardias de la cárcel del condado de Oklahoma y su supervisor, fueron acusados el pasado lunes de crueldad en contra de los prisioneros, pues los obligaron a permanecer de pie durante horas mientras escuchaban la canción infantil «Baby Shark».

De acuerdo con BuzzFeed News, en noviembre y diciembre del año pasado, Christian Miles y Greg Butler Jr. los protagonistas de esta historia, ambos de 21 años, obligaron a cuatro reclusos a permanecer solos y de pie esposados a una pared en el Centro de Detención del Condado de la ciudad en Oklahoma mientras tenían que escuchar Baby Shark una y otra vez.

Este tipo de ‘abuso policial’ fue replicado al menos dos veces cuando los reclusos fueron obligados a permanecer de pie durante unas dos horas aproximadamente según los cargos que enfrentan estos polícias.

Baby Shark fue puesta «en un bucle para que sonara repetidamente en voz alta… poniendo así un estrés emocional indebido en los reclusos que probablemente ya estaban sufriendo de estresantes físicos», escribieron los investigadores.

Miles y Greg Butler Jr. indicaron que reproducir la música de esa manera era una broma entre los guardias, y lo único que buscaban era tratar de disciplinar a los reclusos y «darles una lección».

La música que se repite durante horas es una forma de tortura psicológica y fue utilizada por los agentes de la CIA durante la administración de George W. Bush, según un informe del Comité de Inteligencia del Senado de 2014 parte de las razones por las cuales fueron detenidos.

Christopher Hendershott, de 50 años, era el comandante en turno de los guardias y supuestamente estaba al tanto de la práctica de los guardias, así como de las numerosas quejas de los reclusos contra ellos. No se llevó a cabo ninguna investigación ni disciplinó a la pareja, según la declaración jurada.

Baby Shark dududu🎶

El trío ha sido acusado de los delitos menores de crueldad con los prisioneros, castigo corporal a un recluso y conspiración, renunciaron voluntariamente el departamento durante la investigación.

«No lo toleramos», dijo el Sheriff P.D. Taylor al periódico de Oklahoma, que fue el primero en informar de los cargos. «Siempre hicimos un excelente trabajo de vigilancia nosotros mismos».

Un portavoz de la Oficina del Sheriff del Condado de Oklahoma dijo que los guardias dejaron de tener contacto con los reclusos cuando los funcionarios se enteraron de las acusaciones en diciembre pasado.

¿Se imaginan si las leyes se aplicarán a los policías en su país según las torturas que realizan? ¿También pondrían Baby Shark? ¿Qué canción pondrías tu?