Dicen que después de la tormenta llega la calma, y después de que fuera anunciada la «Nueva normalidad» el pasado 1 de junio en la República Mexicana, aún no hay indicios de que todo estará bien; mucho menos si hablamos del cine y desde luego, las palomitas.

Las grandes cadenas de cine en México, habían anunciado un posible regreso a las operaciones a partir del día 15 de junio, pero no todo será color de rosa; la capacidad de las salas solo podrá tener como máximo 50% de butacas ocupadas, con su respectiva Sana Distancia.

De acuerdo con TV Pacífico, las medidas que ya tenemos identificadas para esta pandemia, como el uso de gel antibacterial, cubrebocas, lavado constante de manos, llegarán nuevos cambios a los cines y a continuación los enlistamos:

  • Prioridad a los productos empaquetados: No, no significa que podrá ingresar con la botana de su preferencia a las salas de cine. Todo lo que compremos en dulcería, deberá estar cuidadosamente empaquetado y esto le dice adiós (esperemos que solo sea temporal) al clásico aroma a palomitas, pues no podrán venderse.
  • Disminución en condimentos: Si usted es de los amantes de usar el despachador comunitario de mantequilla para darle sabor a sus palomitas, le tenemos una mala noticia; tampoco podrán hacerse uso de ellos, ya que los condimentos que obtengamos para nuestros alimentos deberán estar en sobres, tal como los que vienen con esas promociones de cadenas de comida rápida.
  • Adios al refill de bebida: Si para disfrutar la película en familia, con la pareja o con amigos, disfruta de su bebida gasificante favorita, tendrá que recurrir a latas o botellas PET para ello, ya que las bebidas también tendrán que estar cerradas al momento de que las compre. También es una mala noticia si es un ferviente aficionado a los ‘granizados helados’ de colores y sabores peculiares, pues no habrá hasta nuevo aviso en los cines.

Cines sin palomitas. ¿Qué más sigue?

Entre otras medidas que deberán seguir los cines, la puerta de acceso deberá permanecer abierta sin importar que la película ya haya comenzado, la sanitización y limpieza constante de las salas deberá ser ardua y realizada por personal capacitado y en la medida de lo posible, controlar e invitar a los asistentes a disminuir los ingresos a los sanitarios.

El área de taquillas tampoco se salva; se tratará de disminuir el contacto entre personas, al entregar boletos físicos, así como cupones de descuentos, carteleras físicas, y artículos diversos.

Esperemos que estas medidas puedan apoyar a que el cine regrese a sus operaciones cotidianas, pero a este paso, las plataformas de streaming seguirán teniendo más suscriptores debido a la facilidad de ver lo que el consumidor desea, sin tanto riesgo, como acudir a una sala de cine.

Otro factor que puede ser contraproducente es que al vender exclusivamente productos sellados, estos pueden encarecerse y atraer menos espectadores a las salas, aunque, pocos es mejor que ninguno. Esperemos que los artículos promocionales no sean cancelados en los cines, y al venir cerrados herméticamente, aún los tengan en venta para los coleccionistas.

¿Qué opinan de las medidas que tomarán los cines por la «nueva normalidad»? ¿Les agrada?