Aunque la idea parecía original, la reacción química en el experimento de la influencer, Ekaterina Didenko, terminó con tres muertos, incluido su esposo.

El festejo de la influencer rusa de productos farmacéuticos, Ekaterina Didenko, terminó en tragedia, pues al realizar un vídeo en una alberca llena de hielo seco, tres personas terminaron muertas, entre ellas, su esposo.

Didenko, quien cuenta con más de millón y medio de seguidores, tuvo una fiesta con dieciocho invitados, donde la idea era vaciar 30 kilos de hielo seco en la alberca para nadar en ella.

Apesar de sus trajes protectores, dos personas murieron en la escena mientras que un tercero falleció en el hospital, dijo el comité de investigación de Rusia en un comunicado, anunciando que se inició una investigación criminal del incidente. Otras cuatro personas sufrieron quemaduras químicas e intoxicación.

https://www.instagram.com/p/B9MNayfhqGP/

La fiesta, que fue llevada a cabo el pasado viernes, concluyó en tragedia, ya que la reacción química del hielo seco con el agua produjo reacciones químicas entre los asistentes, mientras que el resto sufrió cuadros de asfixia por falta de oxígeno, pues el contacto de estos dos elementos produce dióxido de carbono, inundando la habitación en segundos.

Eso sin contar que esta combinación es altamente volátil, por lo que hubo mucha suerte de que la casa no se incendiara o iniciaran una explosión.

El esposo de la influencer, Valentin murió en el historial, Natalia Monakova y Yuri Alferov, ambos de 25 años, fallecieron en el lugar.

Cumpleaños de Influencer termina con 3 muertos por uso de hielo seco 1

Desde sus redes, Didenko comentó de lo ocurrido, confirmando la muerte de su marido y amigos, y agregando que no puede divulgar mucha información, pues se encuentra en un proceso legal por el incidente.

“Valya ya no está con nosotros. O Natasha, o Yura. No puedo decirles nada más. He firmado una prohibición para divulgar cualquier información. No puedo decir nada. No lloré ayer … hoy exploté. Pensé que no era cierto, era una pesadilla
Tal vez también te interese:

Jacob, el ‘Hachiko’ de Sonora que todavía espera a su dueño fallecido