Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Hoy recordamos a Hedwig Eva María Kiesler, conocida en Hollywood como Hedy Lamarr, en su cumpleaños 105.

Ella fue una reconocida actriz y científica austriaca nacida en 1914 que supo combinar con éxito su talento en el cine con su pasión por la ciencia.

Hedy Lamar
Hedy Lamar

La austríaca Hedy Lamarr llenó las salas de cine en los años treinta y cuarenta, pero su faceta de actriz eclipsó totalmente su dimensión como creadora, a la postre mucho más importante a nivel histórico. “Cualquier chica puede ser glamurosa. Todo lo que tienes que hacer es quedarte quieta y parecer estúpida“, apuntó irónicamente esta mujer que era pura sotisficación e inteligencia.

Con estudios en ingeniería desde los 16 años, en 1941 presentó, bajo el título ‘Sistema de comunicación secreta’, la solicitud de patatente de lo que hoy conocemos como Wi-fi.

Hady Lamarr
Hedy Lamarr

Hedwig protagonizó la película del director checo Gustav Machatý, Éxtasis, en la que protagonizó el primer desnudo integral y orgasmo la historia del cine. El film fue tachado de escándalo sexual y recibió toda clase de censuras y condenas, incluidas las del Vaticano.

Hedy Lamarr
Hedy Lamarr, Éxtasis

La heroína invisible

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Hedy ofreció sus servicios al Gobierno de Estados Unidos ya que disponía de información privilegiada acerca del armamento del ejército alemán.

Ubicada en el departamento de tecnología militar, Hedy se dio cuenta de que las señales de radio que guiaban a los torpedos de la armada norteamericana eran muy fáciles de interceptar. Fue entonces cuando elaboró junto con su amigo el compositor George Antheil un sistema de detección de torpedos teledirigidos.

Inspirado en un principio musical, este funcionaba con 88 frecuencias, las equivalentes a las teclas del piano, y era capaz de hacer saltar señales de transmisión entre las frecuencias del espectro magnético.

Algo que impacta a mucho, es que Lamarr fue autodidacta, es decir, ella misma aprendió sin estudios, superando a los científicos de la época, que lamentablemente tomaban como broma “una mujer científica”.

Una de las pocas personas que le tomó en cuenta fue su pareja sentimental, el excéntrico empresario de la aviación, que tras comentar algunos de los problemas que sufrían sus aeroplanos, la joven actriz mejoró sus aviones simplemente estudiando la aerodinámica de las pájaros y la fisionomía de los peces.

Hughes nunca estuvo interesado en el cuerpo de la actriz, inclusive dijo que fue “su peor amante”, pero su cerebro jamás dejó de impresionarle, ofreciéndole un equipo de científicos y ayudantes para sus invenciones.

Hedy Lamarr
Hedy Lamarr

El fin de la inventora

El 19 de enero del año 2000, esta actriz histórica, con un coeficiente intelectual superior a la media moría en Caselberry, Estados Unidos, a los 85 años de edad como consecuencia de una complicación cardíaca.

Como última voluntad pidió que parte de sus cenizas se esparcieran por los bosques de Viena, cerca de su casa natal, mientras que otra parte fue entregada al consistorio vienés para que fuera enterrada en un memorial que lleva su nombre. En la actualidad, en Austria, el Día del Inventor se celebra el 9 de noviembre, el día de su nacimiento, en su honor.

El legado de Lamarr

Hedy Lamarr, Gal Gadot

No hay palabras que puedan expresar todos los logros y méritos que Lamarr merece, pero todo apunta a que Gal Gadot buscará expresar su importancia en la cinta biográfica de Showtime sobre ella.

“Ella estuvo a la vanguardia de muchos problemas que desafían a las mujeres a nuestra sociedad actual,” comentó Jana Winograde, co-presidenta del área de entretenimiento de Showtime. “En Gal Gadot hemos encontrado a la actriz que retrata a la perfección la profundidad de una personalidad tan compleja como la de Lamarr.”

Sin dudas, la historia se encargará de recordar y rendir tributo a la leyenda que dejó detrás Hedy, y esperamos que con el paso de los años más y más personas conozcan lo importante que fue la actriz, la espía, la inventora, la científica, el icono.