Estás a punto de conocer los spoilers de esta serie. Avanza con cuidado.

Todo comienza con un ritual a Santa Nucifera -la cual parece una referencia a la Santa Muerte; culto tremendamente popular en México- y es ahí donde vemos por primera vez a El Balde, principal antagonista de la serie. Aquí comenzamos también a ver un poco del lado sobrenatural de la serie cuando, durante el ritual, algo sale aparentemente mal y uno de los hombres de El Balde termina convertido en un monstruo gracias a lo que después se explica que son las lágrimas de Santa Nucifera.

Iglesia de San Simón.

La historia se desarrolla en el pueblo ficticio de San Simón en México -aparentemente en algún lugar entre Sonora y Chihuahua- durante los años 70, en donde nunca sucede nada (según la oficial García). Sus personajes principales son tres hermanos huérfanos adoptados por un maestro chino de artes marciales, que es quien termina instruyéndolos al respecto. Justo antes de que el pueblo de San Simón sufra una serie de ataques (con una violencia bastante gráfica) y una explosión ocasionados por los narcotraficantes y el mismo monstruo mencionado antes, éste mata al Sifu Chiu (el mismo que adoptó a los tres hermanos).

Tras la muerte de su padre, Isabela (Aislinn Derbez), Silencio y Jesús (Johnny Cruz/Arturo Cataño) se ven involucrados en una situación donde tienen que aliarse con la oficial García (Angélica Vale) y con el agente de la DEA Brister (Mike Colter/Dan Osorio) para poder investigar la muerte de Chiu y, de paso, las operaciones de Valdemar/El Balde (Danny Trejo/Miguel Ángel Ghigliazza), quien sigue experimentando con los elementos sobrenaturales ya mencionados como las lágrimas y la sangre de Santa Nucifera y ya ha comenzado a poner en marcha sus planes de adueñarse de San Simón.

Lo sobrenatural no es un elemento exactamente sutil, y lo podemos ver no sólo en los narcotraficantes consagrados a Santa Nucifera convertidos en criaturas monstruosas, sino que también la serie nos presenta otra cara sobrenatural de la cultura mexicana: la brujería/chamanismo. Esto al introducirnos a la curandera Garabina, que es a través de quien comenzamos a saber más detalles sobre Valdemar/El Balde y Santa Nucifera, a quien él llama su madre.

Otro elemento interesante es la presencia de la religión católica y su corrupción en alianza con el narcotráfico en el México de los 70. En un giro de la trama, resulta ser que la razón por la que “nunca pasaba nada” en San Simón es porque era controlado por el narcotráfico del Padre Serrano, párroco de la iglesia, rival oculto de El Balde. El padre  es asesinado por Silencio cuando los tres hermanos lo confrontan al creer que él mató a Chiu. El Padre Serrano es quien se encargaba de mantener al resto de los jefes mafiosos del narco fuera de San Simón, pueblo que era peleado entre ellos y que Valdemar quería para sí mismo.

Mientras que Silencio trata de darse a la fuga con su novia Lina, sus hermanos se enfrentan a una situación en la estación de policía donde algunos de los narcotraficantes van a asesinarlos a ellos y a los agentes. Valdemar ha comenzado su jugada y, gracias a la carne y la sangre de Santa Nucifera, logra obtener fuerza y agilidad sobre humana, pero aún con consciencia. Esto a diferencia del resto de los narcotraficantes que se habían convertido en monstruos con sed de sangre. Eventualmente, después de escapar de Valdemar, los huérfanos y los agentes se terminan aliando para poder darle fin a toda esta tragedia.

Mientras que Brister trata de pedir refuerzos sin éxito debido a la falta de evidencia, la curandera Garabina se adentra en San Simón, que ya ha sido tomado por El Balde. Al regresar al lugar donde vivían tratando de conseguir un lugar dónde resguardarse mientras consiguen pruebas, los huérfanos conocen a Lo, el hermano de Chiu, quien se convierte en su nuevo Sifu.

No todo es lo que parece; aunque les haya dado técnicas útiles y se haya ganado la confianza de los tres hermanos, todo parece indicar que Lo no sólo no tiene la intención de verdaderamente ayudarlos, sino que después de matar a Lina, se revela que él mismo busca algo que aparentemente Chiu -quien resultó ser su discípulo y no su hermano- ocultaba de él. Mientras tanto, los hermanos y los agentes, se adentran en el desierto gracias a las palabras que la difunta Garabina le dio a García y a las visiones que la oficial tuvo.

El equipo se prepara para asaltar la hacienda de El Balde (quien sigue en San Simón) para poder rescatar a Alejandra, la bruja atrapada en la estatua de Santa Nucifera, y quien fue apresada años atrás por el mismo Valdemar, su hijo. Alejandra se ha comunicado con García al poseer las ondas de radio de su walkie-talkie tratando de darle su paradero dentro de la hacienda. El asalto comienza, Silencio enloquece, y gracias a la nula sutileza del agente Brister, los narcos ahora saben que están ahí. La búsqueda por Alejandra continúa.

Valdemar asesina a todos los adultos del pueblo y hace que los niños trabajen para él en su negocio de drogas; al ver su trabajo por concluir en el pueblo, decide regresar a su hacienda, donde el ataque ya ha comenzado. Sin pensarlo mucho, Valdemar consume nuevamente la carne de Santa Nucifera, que más bien se descubre que es la carne de su madre: Alejandra, quien ya fue encontrada por Isabela. Él va al encuentro de su madre, sólo para descubrir que ya ha salido de su encierro al poseer el cuerpo de Isabela.

Serie
Alejandra despierta en la estatua de Santa Nucifera

Alejandra y Valdemar comienzan una batalla cataclísmica, mientras que el alma de Isabela se debate entre la vida y la muerte encontrándose al alma de su padre, Chiu, quien la instruye para luchar contra la voluntad de Alejandra. Después de que Silencio, con ayuda de Jesús, prende a Valdemar en fuego y lo mata, García logra exorcizar a Isabela, atrapando el alma de Alejandra en un amuleto.

Todo pareciera haber acabado, pero no. Por cliché que pueda sonar, esto sólo era el inicio de todo.

De regreso en la escuela de los hermanos, se encuentran nuevamente a Lo, quien ya encontró lo que estaba buscando, aquello que Chiu le robó; un durazno de vida eterna. Obviamente, Lo ya ha comido del durazno, y sus poderes van mucho más allá de lo que los hermanos pueden enfrentar. Tras derrotarlos y revelar que Chiu en realidad fue entrenado por él y era su mejor asesino, Lo secuestra a Silencio para convertirlo en su nuevo asesino.

Los refuerzos que Brister había estado pidiendo llegan, pero todo parece indicar que más bien Valdemar trabajaba para ellos de alguna forma. Arrestan a Brister y se lo llevan. Jesús e Isabela despiertan después de haber sido noqueados, ayudan a García y los tres van a la casa de Garabina para curarse las heridas. Al regresar al pueblo, se dan cuenta de que los niños de alguna forma engañaron a los narcotraficantes y recuperaron el lugar. Hablando con ellos, se dan cuenta de que todos los adultos fueron asesinados.

Tras negociar que García se quedara en el pueblo y tomar dinero que el Padre Serrano había guardado en la capilla por su venta de drogas, Isabela y Jesús deciden ir a China a buscar a su hermano, quien se encuentra en la guarida de Lo y sus asesinos, dejando la puerta más que abierta para lo que parece ser una serie de múltiples temporadas.

Claro que aun hay elementos de la serie que no se comentaron en el resumen, para eso tienes que verla.

Si quieres saber cuál es nuestra opinión sobre esta serie, te dejamos nuestra reseña aquí. Y si quieres otra buena razón para verla, te dejamos sus calificaciones en Rotten Tomatoes.

Si es que ya la viste, dinos ¿Qué te pareció?

1 comment

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here