Tiempo aproximado de lectura: 6 minutos

Desarrolla: Chucklefish          Compositor: Phonetic Hero      Diseñador: Lili Ibrahim                Estreno: 23 de julio de 2019
Juégalo en: PS4, Xbox One, Switch y PC

Género: Acción, Aventura, Estrategia
Jugadores: 1 a 4                      Clasificación: Adolescentes

Un emocionante sistema de combate por turnos y con montones de opciones para extender su acción más allá de la campaña principal. Wargroove nos adentra en un mundo de la época medieval estratégico por parte de Chucklefish.

Un gran digno sucesor de la recordada saga Advance Wars de Game Boy Advance. Aquí nos dan una temática medieval que se ha labrado con una gran reputación entre los jugadores apasionados a la estrategia por turnos. Esto es debido gracias a sus emocionantes batallas y amplias opciones de juego. Comienzas una batalla… y horas después ahí seguirás, jugando, disfrutando, planeando nuevas estrategias de combate para alcanzar la victoria. Este es un título desarrollado por Chucklefish que ha sido capaz de contentar incluso a aquellos que ansían desde hace años el regreso de la que es una de las grandes sagas olvidadas de Nintendo.

Variaciones de enemigos Wargroove
Bandos preparados para entrar en batalla, mientras planean sus siguientes movimientos. Chucklefish dándonos la edad media y sus batallas llenas de fantasía.

El colorido mundo de Wargroove

Lo grande de Wargroove es que va más allá del simple homenaje. Sí, en esencia es un Advance Wars con espadas, magos y dragones, pero también es un título con personalidad propia. Sabe sorprender con un inteligente diseño de niveles, buena dificultad y abundantes contenidos adicionales. Hay diferencias, pocas, con respecto al clásico de Nintendo. Aunque, estas son decisivas a la hora de entender algunas batallas tácticas en las que los comandantes desempeñan un papel crucial. Estos van más allá del simple uso de sus habilidades especiales. Están ahí, en el fragor del combate, luchando codo con codo junto a las tropas que tú comandarás. Y se nota. Son más fuertes, resisten mejor el daño y, además, cada turno, recuperan parte de la salud perdida.

Que todos luchemos con las mismas tropas, en las mismas condiciones, también contribuye a que nuestras decisiones tácticas, y solo ellas. Aquí no hay ejércitos más poderosos que otros, todos partimos en igualdad de condiciones, así que no hay excusas que valgan. Nada hay más gratificante y satisfactorio que ello. Aplastar al rival usando sus mismas cartas en juego y sus mismos recursos. Por eso, se valora mucho el trabajo realizado por Chucklefish para esta entrega. Parece simple, pero no lo es en absoluto. Siendo un juego de estrategia más dinámico e interactivo que otros juegos. A ello contribuye el concepto de golpes críticos por el que apuesta Wargroove. Estos no aparecen por obra y gracia divina, hay que buscarlos, y para ello debemos saber posicionar bien a las tropas.

Nuestro ejercito y sus oportunidades

Además de tener en cuenta las fortalezas y debilidades de las tropas, es importante de saber que un lancero tiene ventaja frente a la caballería, o que los magos pueden hacer mucho daño a las unidades aéreas. Es importante conocer también cómo desencadenar un ataque crítico en el momento más oportuno en el transcurso de la batalla. Otro ejemplo es que la infantería hace más daño si pelean junto al comandante. Las condiciones son muy variadas que pueden estar ligadas a su posición en el que se ataca o la distancia. Por eso Wargroove es un juego con muchos matices. En su nivel más básico te basta con saber que los perros, y casi nadie, puede hacer nada contra los temibles gólems. El juego en su nivel de dificultad más elevado, dominar los golpes críticos resulta esencial para lograr la victoria.

Combate contra fortalezas
Entrando al fuerte con una catapulta para facilitar el asalto. El guardia del fuerte sabe que ya están perdidos.

El ingenioso sistema de conquista

Caballería, arqueros, magos, dragones, catapultas, perros, lanceros, etc. Hay una gran variedad de tropas entre las que elegir, pero claro, para hacer uso de ellas primero hay que pagar. Wargroove apuesta aquí por un sistema de conquista de ciudades que son las que, turno tras turno, nos recompensarán con oro necesario para financiar nuestro ejército. De ahí hay que luchar, ya que, es un requisito indispensable para ganar. No lo pondrán fácil. La inteligencia artificial de los enemigos es sorprendentemente buena y te hace pensar mucho en tus movimientos. Saben cuándo golpear, disputándose con uñas y dientes el control de las ciudades y los cuarteles. En este sentido los edificios cuentan con un sistema de salud que se regenera turno tras turno.

Lo decía antes. Wargroove puede parecer un videojuego simple, pero nada más lejos de la realidad. Presenta opciones tácticas tan interesantes que hasta podemos «drenarles» puntos de vida a los edificios para sanar a las tropas. Aunque, es un riesgo de facilitarles a los enemigos la conquista de estas estas estructuras en el proceso. Lo bueno es que se recuperarán con el tiempo. No es una decisión sencilla pues hay que tener en cuenta que la fuerza de ataque de las tropas está determinada por su salud. Por lo tanto, cuanto más malheridos estén menos daño causarán y a la inversa.

La protección extra que ofrecen montañas y bosques, los ataques combinados por tierra, mar y aire, las habilidades especiales de los comandantes, etc. Son solo pocas cosas del gran potencial táctico que se oculta tras este gran juego estratégico. En este sentido me ha encantado el diseño de muchos de los niveles muy bien pensados en el modo historia. Sutiles cambios aquí y allá, consiguen sorprender con retos de lo más interesantes. Otros, en cambio, son más genéricos y se limitan a lanzarnos al combate con el fin de acabar con el comandante enemigo y ya.

Prepara bien tu estrategia en Wargroove
La comandante Mercia buscando una solución para llevar la victoria a su ejercito en Wargroove.

El basto contenido que ofrece Wargroove

Además del modo historia se disfruta el Modo Arcade que, al estilo de los juegos de lucha. Nos propone a derrotar varios ejércitos con las habilidades de un comandante. Con tres personajes por cada facción, estas misiones sirven para profundizar a los protagonistas de la aventura. Por otro lado, está el Modo Puzzle, siendo este un desafío capaz de desesperar al más cuerdo. ¿Tu misión? Acabar con el enemigo en un único turno. Sin más. No es para nada fácil, pero sí muy ingenioso y divertido. Si todo esto te sabe a poco, también puedes disfrutar del Multijugador de hasta cuatro personas en local o a través de Internet.

Si todas estas opciones te saben a poco, y si aún quieres más, se tiene el Editor de contenidos para que crees tus propios escenarios de juego o, si eres ambicioso, construyas una campaña con sus propias cinemáticas. Y dado que los aficionados pueden compartir sus creaciones a través de Internet, Wargroove promete horas y horas de puro entretenimiento. Así que con tantos contenidos cuesta no emocionarse con un videojuego que lo tiene casi todo para contentar a los veteranos que añoran el regreso de la saga Advance Wars, y además atraer también a toda una nueva generación de jugadores gracias a su divertida acción estratégica.

Veredicto Final

No es ese ansiado Advance Wars por el que claman los aficionados de Nintendo, pero Wargroove se presenta como la mejor alternativa para amenizar la espera. Divertido, desafiante y muy adictivo. El videojuego de Chucklefish va más allá de ser un simple homenaje presentando un trabajo de gran calidad. Destaca por su inteligente diseño de misiones, su emocionante acción y la enorme variedad de contenidos adicionales. Dado que, con el paso de las horas, contemplar estas secuencias de ataque puede ser agotador, el juego permite saltárselas tras pocos segundos. Presenta una buena banda sonora que ameniza a la perfección las batallas, con abundantes y divertidas conversaciones entre los protagonistas. Si te gustan los videojuegos de estrategia por turnos no deberías dejar escapar esta entrega.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí