Dirige: Simon Kinberg.
Estreno: 07 de Junio, 2019.
20th Century Fox/Walt Disney

Clasificación: B.
Duración: 114 minutos.
Actúan: Sophie Turner, Jennifer Lawrence, James McAvoy, Jessuca Chastan

Cuando la primera X-Men llegó a los cines en el año 2000 revolucionó nuestra visión de las cintas de superhéroes y ayudó a pavimentar el camino para futuros universos como el MCU.

Pero conforme los años pasaron, las cintas de los mutantes se volvieron cada vez más olvidables, y los fracasos se fueron acumulando poco a poco, no fue hasta que en 2011 una nueva saga pretendía dar nueva vida con First Class, creando un puente generacional con Days of the Future Past y lamentablemente, repitiendo sus errores con Apocalypse.

Si bien es cierto que la continuidad de las cintas de X-Men es más absurda e incongruente del cine de los cómics, lo cierto es que el sentido de urgencia por terminar esta saga antes de que Disney tomará las riendas es palpable, existen eventos que contradicen todo lo que hemos aprendido en otras películas, participaciones que se sienten apresuradas o sin animo y muchas tramas que parecían importantes fueron olvidables.

Por ejemplo, todos olvidamos que Jean ya contaba con la Fuerza Fénix en Apocalypse o personajes que sabemos tendrán una relevancia fuerte en el futuro de este universo, súbitamente desaparecen.

Sin mucho que odiar, sin mucho que amar… 

Este es el segundo intento de narrar la icónica saga del Fénix Oscuro, y aunque hace un mejor trabajo que X-Men: The Last Stand, en cuánto a términos narrativos, la cinta se queda muy atrás de lo que pudo haber sido.

Cierto, visualmente es magnifica, la lucha entre mutantes es impresionante en ocasiones, pero la «amenaza» del Fénix no es lo suficientemente grande para hacernos temer por el fin de la humanidad, inclusive las casualidades son tan fuertes que hasta parece que las editaron apresuradamente.

X-Men: Dark Phoenix es una mezcla de escenas de acción increíble con diálogos aburridos y forzados, aunque busca dar una visión más fuerte de las mujeres del equipo, pareciera que fue escrita por cómo los hombres creen que las mujeres responderían ante tal situación, dejando escenas algo incomodas al final.

Al final nos sentimos igual de desinteresados que los actores lo hicieron al grabar la cinta, pero por el factor nostalgia y las escenas de acción, al menos te recomendamos darle una oportunidad para poder continuar con lo que Disney construya en un futuro.

Conclusión:

X-Men: Dark Phoenix no es una cinta mala, tampoco es una cinta genial, si eres fanático de las cintas del universo mutante la película sirve como un cierre para casi 20 años de historias.

Lamentablemente no es el cierre que merecíamosDark Phoenix se siente apresurada, inconclusa y editada de tal forma que pareciera que sólo querían terminar con la película y acabar con todo ya.

A nuestro parecer, Days of the Future Past será, sin duda alguna, la mejor cinta de esta segunda reinvención de los X-Men, mientras que Apocalypse queda en último lugar, Dark Phoenix queda en medio, no se puede odiar, pero tampoco la recordaremos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí