Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Solamente en México…

Desde el mes de octubre se venía hablando sobre una propuesta en la cual se solicitaba exhortar a la Secretaría de Gobernación el poder regular la clasificación, distribución, comercialización y arrendamiento de videojuegos, por parte del diputado de Movimiento Ciudadano, Mario Ramos.

La justificación, es que ya que existen cientos de títulos que contienen violencia, lenguaje inapropiado, escenas de sexo explícito, haciendo “apología del delito y a la delincuencia organizada”.

El día de hoy la Comisión de la Niñez y la Adolescencia de la Cámara de Diputados aprobó la propuesta por unanimidad. 

“En la actualidad los videojuegos están a la libre disposición de menores de edad, sin ninguna restricción, de forma física o en plataformas de descargas digitales, y su acceso sin ningún tipo de vigilancia puede influir de forma negativa en el pleno desarrollo psicológico y causar daños irreparables, no solo en su conducta, sino en su proyecto de vida”, destacó el legislador.

Asimismo, aseguró que es preocupante que las niñas, niños y jóvenes imiten estereotipos delincuenciales que ven en los videojuegos.

“Hemos visto cómo se está generalizando la denominada narcocultura, que hace referencia al estilo de vida, comportamiento, lenguaje e incluso vestimenta de personas inmiscuidas en la delincuencia organizada”.

El diputado hace referencia a un juego llamado “Narcos: Cartel Wars” el cual menciona está disponible para todo el público, aunque en realidad está clasificado como “T” (Adolescentes +13 años)

“Es por ello, que considero de suma importancia que se emita una clasificación de videojuegos acorde con la realidad de nuestro país, ya que según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, este año se registraron los niveles más altos de violencia desde hace 21 años”, afirmó.

Sin embargo, ¿realmente esta propuesta podría tener un impacto en los índices de violencia en el país?

Creo que es más fácil el juzgar y culpar a terceros actores por la incompetencia de nuestro gobierno por mantener la seguridad en nuestro país. Así mismo de delegar la responsabilidad de los padres de cuidar y estar al pendiente de los juegos a los que sus hijos están teniendo acceso.

Desde mi punto de vista, considero que las propuestas de los diputados deben de ir dirigidas a garantizar las necesidades básicas de los niños y niñas mexicanas. A asuntos que realmente impacten y mejoren la calidad de vida de los infantes.

Hablar del “mal que hacen los videojuegos a los niños” es obsoleto en un país donde 16 de cada 100 mexicanos están estancados en la pobreza extrema según el último informe de la OCDE; donde las barreras sociales, económicas y tecnológicas alzan cada vez más los niveles de desigualdad entre los mexicanos.

Tal vez sea solo una propuesta que vaya encaminada a generar popularidad y que en realidad no tiene una base comprobable, sin embargo así son las cosas en nuestro país, donde según nuestros representantes, los videojuegos tienen más repercusión en la vida los niños que la educación que se debe de dar en casa…