Agradecemos a Bandai Namco la copia para reseña de Fast and Furious Crossroads en Xbox One para su reseña.

Desarrollado por Slightly Mad Studios y publicado por Bandai Namco, Fast and Furious Crossroads retoma el emocionante universo cinematográfico para expandirlo con un nuevo capítulo en su historia lleno de todo lo que podemos esperar de esta saga, carreras, adrenalina acción y locaciones exóticas.

Fast and Furious… kinda

Los fanáticos de Fast and Furious no han tenido un buen año, pues el COVID-19 retrasó su tan esperada novena entrada en la saga, dejando un vacío por retomar la pista de carreras y vivir alguna aventura que involucre submarinos o naves espaciales o viajes en el tiempo (No sabemos qué planes tengan en Universal pero ya todo es posible en esta franquicia).

Es por eso que Slightly Mad Studios, famosos por su serie de Project CARS, lanza Crossroads, un juego que busca llenar este vacío y ofrecernos la emoción de la conducción… Y no sabemos qué tanto lo logró.

No sabemos por qué alguién le pondría esa cosa a un carro, pero ya nada nos sorprende…

Primero que nada, Crossroads retoma todos los elementos de la narrativa de F&F, por lo que podrías considerarlo parte de su intrincado canón, tenemos el regreso de La Familia, con Toretto (Vin Diesel), Letty (Michelle Rodríguez), Roman (Tyrese Gibson), entre otros, todo esto mezclado con los autos deportivos que son más que obligados.

El juego se divide en dos secciones principales, la historia y el modo online, donde vivirás misiones que van desde conducir un tanque, detener un tren o autobus, lo interesante aquí es que al jugar estas misiones online, podrás elegir diferentes bandos para proteger o atacar un objetivo como héroe o villano.

Esto suena genial en papel… lamentablemente los controles no ayudan mucho para disfrutar de la experiencia… eso sin contar los bajones gráficos que nos recuerdan a la era del Xbox 360 o que al montar un arma en tu techo, esta tapara mucho de la pantalla.

En ocasiones nos topamos con los «pop ups» del escenario, o escenas animadas de la era de GTA III, sin contar misiones repetitivas, mapas vacíos en los que no sabes qué hacer o incluso si lo sabes, no te dan ganas de hacerlo.

Aunque la acción es frenética, el gameplay no ayuda…

Aunque la mecánica de intercambiar autos con diferentes habilidades ayuda a crear una estrategia y aumentar la diversión, la verdad los errores del control y la simpleza de las misiones y diseño hacen sentir que el trabajo que hicieron fue apurado aunque desconocemos el por qué, ya que no hay una cinta con la cual lanzar el juego a la par.

No sabemos si fue nuestro caso exclusivamente, pero al momento de jugar en multiplayer batallamos mucho, pues no muchos están jugando y el juego te exige que haya jugadores humanos, pudiendo agregar bots.

Fast and Furious Crossroads no es recomendado al menos que seas fanático de hueso colorado de la franquicia… y aún así, mejor te recomendamos probar el DLC de Forza dedicado a la franquicia.

Conclusión:

Fast and Furious Crossroads nos recuerda a la era en que toda adaptación de cine venía acompañada de un videojuego desarrollado a las prisas para aprovechar el boom de la cinta.

En todo caso, su mejor atributo son las espectaculares escenas de acción que nos hacen querer ver alguna de las películas y evitarnos lidiar con tanto problema en su gameplay.

Más que un juego de la generación actual, Fast and Furious Crossroads se siente como un juego de celulares o de esos de arcades que te encuentras afuera del cine.

Calificación: