La cultura pop esta llena de referencias acerca del supuesto ocultismo, misticismo y pseudociencia que profesaban los nazis. En Indiana Jones y los cazadores del arca perdida de 1981, Spielberg nos relata los esfuerzos del Dr. Henry Jones para evitar que los nazis obtengan el poder que contiene el arca de la alianza.

En Los niños del Brasil de 1978, Franklin Schaffer nos cuenta la historia de un grupo de nazis que buscan restaurar el cuarto Reich con la ayuda de un experimento de Josef Mengele.

Incluso en Capitán América: El primer Vengador del 2011, somos testigos del esfuerzo de Johann Schmidt (Cráneo Rojo) por obtener el teseracto.

Aleister & Adolf

Aleister & Adolf

Aleister & Adolf

Aleister & Adolf es una novela gráfica, creada por Douglas Rushkoff (Testament, Vertigo, 2006) y Michael Avon Oeming (Powers, Image, 2000) en 2016 y nos cuenta la relación entre La Gran Bestia y el Führer. Por un lado tenemos al padre del Thelema. Ocultista, místico, alquimista, escritor, poeta, pintor, alpinista y mago ceremonial inglés, Aleister Crowley. Y por el otro al político, militar, escritor, pintor frustrado y dictador alemán, Adolf Hitler.

«Rushkoff que es un tesoro cultural y un autor excéntrico fascinante de grandes y extrañas ideas que siempre entretiene».

-Warren Ellis.

¿De que trata?

Aliester & Adolf (2016)

Aleister & Adolf (2016)

50 años han pasado desde que la Segunda Guerra Mundial termino. Los aliados lograron la victoria cuando las tropas soviéticas tomaron Berlín luego del suicidio de Hitler. Es 1995, en la ciudad de New York, un joven programador llamado Hugh intenta actualizar la pagina web de un cliente.

Sin embargo no lo logra, ya que algunas imágenes parecen tener conciencia propia y cambian de lugar por si mismas. Pensando que tal vez estén dañadas decide ir al archivo para encontrar las imágenes y volver a escanearlas. Mientras busca en un sinfín de archiveros, encuentra una carpeta con imágenes terroríficas que sin duda vienen de los campos de concentración de Auswitch.

El Señor Stubbs, el encargado del archivo, al ver el rostro desencajado de Hugh y sabiendo automáticamente que sucede lo envía con el Señor Roberts, un ex empleado que aprendió a controlar las imágenes.

 

Cuando Hugh logra encontrar a Roberts, el está en cuidados paliativos esperando la muerte, que puede llegar en cualquier momento. Sabiendo que no tendrá otra oportunidad, decide entrevistarlo. El relato del moribundo anciano es la parte central de esta novela gráfica en blanco y negro. El resultado es espeluznante.

Roberts se enlistó en el ejercito norteamericano previo a la segunda guerra mundial y fue enviado al periódico «Barras y Estrellas» como periodista. Sin embargo, su trabajo real, asignado por el General George Patton, era viajar de incubierto a Reino Unido y colaborar con los servicios de inteligencia británicos.

Aunque Estado Unidos aun no se involucraba en la guerra, solo era cuestión de tiempo, y Patton quería estar preparado. La misión de Roberts era encontrar a un viejo excéntrico llamado Aleister Crowley, infiltrarse en su organizacion y ayudar a los agentes Maxwell Knight e Ian Fleming (si, ese Ian Fleming) a reclutar a El hombre más perverso del mundo en su lucha contra la amenaza nazi.

Cabe mencionar que tanto Roberts como los agentes de inteligencia consideraban irrelevantes y absurdas las creencias ocultistas y místicas. Sin embargo el Führer y sus mas cercanos colaboradores si creían en ellas, y tal ves esto podría usarse en su contra. Entre los planes estaba robar La Lanza De Longinos (misma que el propio Crowley creía que era una falsificación medieval) o alterar las cartas astrales que elaboraban los discípulos de Crowley en Alemania y que Adolf consultaba antes de tomar importantes decisiones.

En cualquier caso, un escéptico Roberts consigue exitosamente ser iniciado en la religión Thelema por Aleister y termina siendo alguien cercano a el. Sin planearlo, Roberts se enamora de Daphne, una de sus más importantes acólitas de La Gran Bestia 666.

Expulsado no hacía mucho de su residencia en Italia por Mussolini debido a sus inmorales rituales, Crowley es convencido para tomar partido en una guerra propagandística ocultista contra el Tercer Reich. ¿O es él quien los convence a ellos?

Pronto Roberts aprende que los símbolos se pueden cargar a través de un ritual con suficiente poder para ejercer una influencia increíble. Mientras Crowley busca la manera de contrarrestar la esvástica, un símbolo cargado de energía negativa alimentada por el sacrificio de miles de personas. La respuesta de Crowley es el famoso ícono V que le da al primer ministro Winston Churchill para lanzar su campaña V is for Victory.

 

De esta manera, Aleister & Adolf sugiere que la Segunda Guerra Mundial fue una batalla de símbolo contra símbolo tanto como soldado contra soldado. Los símbolos se usaban con fines malévolos, como la esvástica de Hitler, o se cargaban a través del ritual y se usaban para el bien común, como la V de Crowley.

Aleister & Adolf enfatiza la importancia de comprender cómo se crean los mensajes, cómo se usan y cómo persisten en el tiempo. Crowley y Hitler estaban fascinados y obsesionados con el control.

Esta increíble novela gráfica de Rushkoff y Oeming alienta a los lectores a mirar eventos bien documentados como parte de la historia de una lucha ideológica en lugar de solo un conflicto armado. Nos enseña el poder que tienen las imágenes y su capacidad de superar el tiempo. 

Puedes darle un pequeño vistazo aquí.

Pin It on Pinterest