Reportado por El Economista, La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) ha propuesto reformar la Ley Federal de Cinematografía (LFC) para que el doblaje al español de producciones internacionales quede prohibido.

Actualmente el artículo 8 de la LFC estipula lo siguiente:

«Las películas serán exhibidas al público en su versión original y, en su caso, subtituladas en español, en los términos que establezca el reglamento. Las clasificadas para público infantil y los documentales educativos podrán exhibirse doblados al español”.

La reforma indica lo siguiente:

“Las obras cinematográficas y audiovisuales serán exhibidas al público en su versión original y, en su caso, subtituladas al español en los términos que establezca el reglamento. Las clasificadas para el público infantil y los documentales educativos podrán exhibirse dobladas al español y a lenguas indígenas”.

Esta reforma fue presentada a la Comisión de Cultura y Cinematografía, dónde el diputado federal Sergio Mayer, presidente de dicha comisión, convocó a la comunidad para modificar la LFC.

Esto como forma de «impulsar» el cine nacional, pues cintas como Avengers: Endgame Toy Story 4 han inundado el mercado mexicano en su versión al español, difícilmente llegando en su idioma original.

La productora de cine, Mónica Lozano argumentó que se busca proteger el patrimonio cultural «para que la gente no se americanice viendo productos gringos en español. Se doblan todas, todas las películas y por eso es necesario reformar la ley.»

De aprobarse esta reforma, la industria del doblaje mexicano, junto a múltiples estudios, trabajadores, exhibidores y actores se verían gravemente afectados.

El Diputado Sergio Mayer argumentó:

“En otras palabras, dificultar a la población el acceso y vista del producto gringo. Obvio esto es un proteccionismo disfrazado, que se usó desde los 70 hasta el 2000 para que la gente en los pueblitos no tuviera de otra más que ver los productos en español de ficheras y demás.»

Esto más que un impulso al cine suena más cómo una trampa al consumidor, buscando obligar al público a consumir cine mexicano, ignorando las cintas internacionales.

La reforma ha sido clasificada como desesperada en Redes Sociales:

¿Cuál es tu opinión sobre esta reforma? ¿Estás a favor o en contra? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!