En el 2013 Sony Online Entertainment, Daybreak Game Company el día de hoy, fue atacada por el hacker Austin Thompson con residencia en el estado de Utah. Este ataque comprometió los datos de la base de datos de usuarios de Sony y varias funciones en los juegos.

Tras un largo proceso ya se dictó la sentencia del hacker, la cual consiste en 27 meses de prisión y una compensación económica de alrededor de $100,000 dólares.

No solo Sony recibió ataques por parte de este hacker, también se menciona que juegos como League of Legends, DOTA 2 y el servicio Battle.Net se vieron afectados en el 2013 por el grupo DerpTrolling al que pertenecía Austin Thompson.